Skip to content

Norma 3262: qué implica y cuál es su impacto en las empresas.

Blog_noticia_norma3262

A pesar de que mucho se habla sobre igualdad y equidad de género, los esfuerzos por realizar cambios estructurales que impulsen estas materias datan de fechas recientes. Aterrizando en el contexto nacional, la Norma 3262 es una de esas medidas que, hoy en día, tienen como objetivo impulsar avances en materias de género dentro de la cultura organizacional en el país.

¿Qué es la Norma 3262?

La Norma 3262 permite la adopción del Sistema de Igualdad de Género y Conciliación de la vida laboral, familiar y personal; el cual consiste en un conjunto de procedimientos y prácticas organizacionales, cuyo objetivo es transformar la gestión de personas apuntando a la reducción de las brechas de género y la adopción de medidas que favorezcan la conciliación con corresponsabilidad tanto para hombres como mujeres.

Su fin principal es acelerar en el cambio cultural para avanzar a una sociedad más igualitaria y disminuir la brecha de género a través de la puesta en marcha de un conjunto de medidas en el ámbito organizacional. Además, es una norma de carácter voluntario que puede ser implementada por cualquier tipo de organización, independiente si es pública o privada, su tamaño, giro o de su madurez en políticas de género.

¿A qué responde su creación?

La creación de esta norma responde a un escenario internacional donde no solo son cada vez más los territorios cuya legislación incluye regulaciones o normativas orientadas a incitar la participación y mejorar las condiciones laborales de las mujeres; sino que también países están exigiendo que se trabajen estas medidas para firmar acuerdos de cooperación y comerciales, principalmente en occidente.

En Chile, donde la participación laboral femenina ha aumentado en un 6,5% entre el 2010 y el 2020, la publicación de esta norma responde a un nuevo contexto social y económico que ha ido evolucionando con rapidez, pero que cuenta con severas deficiencias en materias de igualdad de género.

¿Qué ámbitos aborda?

La Norma 3262 atraviesa tres ámbitos principales dentro de una organización: gestión de personas, infraestructura y ambiente laboral; las que a su vez se dividen en secciones más pequeñas.

Gestión de personas

  • Reclutamiento y selección
  • Remuneración y compensación
  • Desarrollo de carrera
  • Formación y capacitación
  • Gestión de la conciliación
  • Participación laboral

Infraestructura

  • Infraestructura
  • Ergonomía y ropa de trabajo
  • Gestión de terceros

Ambiente laboral

  • Acoso laboral y sexual
  • Discriminación
  • Violencia intrafamiliar
  • Salud integral

Beneficios de su implementación

La adopción del Sistema de Igualdad de Género y Conciliación de la vida laboral, familiar y personal en las empresas trae una serie de aportes, cuyo objetivo es generar un impacto positivo en las organizaciones y su entorno. Algunos de ellos son:

  • Ayuda a prevenir y eliminar prácticas discriminatorias.
  • Promueve un cambio cultural organizacional.
  • Contribuye a disminuir la brecha de los trabajadores/as en su entorno.
  • Impacta en las familias al favorecer la conciliación de la vida laboral, familiar y personal bajo la corresponsabilidad.
  • Contribuye a la igualdad de género.
  • Contribuye a la salud integral de los trabajadores.

¿Cómo implementar la Norma 3262?

Su implementación en organizaciones requiere una gran alineación y compromiso humano, financiero y estratégico. De acuerdo al Manual Simplificado para la Implementación de la Norma 3262, realizado por el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género en colaboración con la Caja de Compensación Los Héroes, dentro de los aspectos generales a considerar para una correcta puesta en marcha de la norma se debe considerar: 

  • Asegurar el compromiso y participación de la alta dirección.
  • Comunicación permanente con el personal sobre el proceso de implementación y certificación de la norma.
  • Difundir, sensibilizar y capacitar a todos los actores estratégicos y a los colaboradores de la organización.
  • Evaluar y retroalimentar el sistema.

Por otro lado, cuenta con una clara estrategia de implementación cuya finalidad es la certificación. A pesar de que cuenta con un piso de requisitos, su objetivo es que sea un cambio y modernización constante de acuerdo a los nuevos avances.

1. Constitución del Comité de género

Este comité lidera el proceso de implementación. Debe ser multidisciplinario y debe tener alta representación de las áreas importantes en la temática de género (como el área de recursos humanos, por ejemplo). Su objetivo es lograr la coordinación entre las áreas para llevar a cabo la puesta en marcha.

2. Diagnóstico

Su objetivo es identificar la situación actual de la organización con respecto a las exigencias de la Norma 3262. El diagnóstico cuenta con requisitos normativos, como: procedimientos documentados, revisión de data, políticas de género e identificar prejuicios de género; y con diagnóstico de género que implica detectar brechas en los ámbitos contemplados por la norma.

Los instrumentos utilizados para la realización de este diagnóstico pueden ser: fuentes documentales, focus group, encuestas y entrevistas.

3. Plan de acción

Una vez listo el diagnóstico, se genera un plan de acción a corto plazo para cumplir los requisitos normativos mínimos para certificar la norma y, a su vez, un plan de acción a largo plazo para cumplir los objetivos planteados en pos de avanzar a la igualdad de género.

La organización debe actuar sobre las brechas detectadas, diseñar políticas de igualdad de género y conciliación de la corresponsabilidad.

4. Evaluación y certificación

Se realizan dos auditorías: una interna para revisar el sistema y trabajar en puntos débiles y, posteriormente, se hace una de certificación a través de entidades externas acreditadas donde se realiza una revisión documental y entrevistas al personal.

Después de la certificación, las entidades responsables de la acreditación ejecutan auditorias de mantención anuales y una verificación de la certificación cada tres años. 

Es importante destacar que, una vez que la organización cuente con la certificación, la cual es otorgada por el Ministerio de la Mujer a través del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género, puede ser incorporada en estrategias de difusión y comunicación.

A pesar de que la brecha de género en Chile es inferior al promedio de países latinoamericanos, sigue muy al debe respecto a políticas públicas orientadas a disminuirla. Incluso, considerando que la puesta en marcha de esta norma no obligatoria representa un avance a nivel organizacional en las empresas, se torna fundamental el seguir trabajando e implementando herramientas para acercarnos a la igualdad de género.